jueves, 13 de noviembre de 2008

la desazón se va a llevar esta temporada

Estamos aburreciendo la canción que nos envió Júlia, como de extraperlo, o como si fuéramos maquis y ella Marivel Verdú en aquella película. Escribo una larga carta a Rafa que no se acaba nunca, como París. Me quedan ya pocos días aquí, pero me vuelvo con los bolsillos llenos de ideas y las retinas quemadas. Ahora mismo estoy en nuestro café favorito al lado de casa digiriendo el email que me ha escrito Alba. Ya lo sabía, pero es que ahora me lo ha contado ella. Alba es una de las personas más valientes que conozco. Cuando vuelva a Barcelona nos espera una larga tarde de cervezas. Necesito volver a codearme con los borrachos de babilonia, que son un poco todos. No tengo tiempo para escribir nada más, me espera Carmen para comprarnos pelucas. Un día hablaré de Carmen. Le encanta la palabra "rezagada" y siempre que la ocasión lo permite la utiliza. Creo que a ella también le gustaría aprender a tocar las palmas para tocarlas por su barrio y que las vecinas se asomaran al balcón y dijeran "por ahí viene la malagueña". Pero eso sólo sucede en España.


3 comentarios:

Eugène dijo...

soy más de la desrazón. los borrachos bailan para ti y paris les pertenece

Jylia dijo...

a veces no hay que guardar distancias cristinaaaa!

alfabeta dijo...

necesito una cerveza contigo ya. que te leo y lloro, y esto no es normal. me dicen que llegas el domingo. qué bien.



niño y mírate esto para inscribir el corto en el mecal y en mil festivales más:
http://www.shortfilmdepot.com/