domingo, 15 de febrero de 2009

Domingo 15 de Febrero

Paco dice que en lo único que pienso es en fumar y en el sexo. Laura que me acuesto con las piedras. Mi hermano opina que soy escoria, que no se lo que significa realmente, y un parásito de la sociedad. Y ellos son las personas que mejor me conocen, pero no saben lo que me sucede realmente por dentro. Estaba viendo de nuevo fragmentos del filme Le clan. Recuerdo que Jorgito nos habló de Gaël Morel el día de los 400 golpes, en que como siempre acabamos desviándonos del cine para acabar en La Penúltima. No sabía que era cineasta, lo recordaba actuando en Los juncos salvajes, me encantaba esa película porque Gaël me recordaba al chico que aparecía los domingos por el videoclub. El último día que trabajé allí, a mis 18, llevaba una nota que le había escrito en el bolsillo por si aparecía por última vez, de algún modo sabía que yo le gustaba por cómo se comportaba. Y apareció, pero no actué porque me encontraba paralizado. Busqué en el youtube alguna escena de las películas que había dirigido Gaël y encontré un fragmento de Le clan que me fascinó. Una noche en París vi la película con Zaida. Y había intentado contactar con el director pero fue imposible conocerle, él no hablaba español y yo no llevaba muy bien el francés. Lo único que me dijo fue que estaba escribiendo un nuevo guión y que era algo que no le gustaba porque era un trabajo muy solitario. En uno de mis paseos solitarios por le Marais me encontré con el protagonista de Le clan, el chico de Caótica Ana, y le estuve siguiendo un rato porque parecía que él tampoco sabía mucho a donde ir. Más bien nos recuerdo a los dos detenidos: él miraba escaparates y yo hacía ver que esperaba a alguien. Lo que ahora más me apetece o echo de menos es perderme por París.


1 comentario:

Eugène dijo...

gracias por el aguante y no, no está mal decir lo que uno siente