martes, 22 de febrero de 2011

hay claridad

le escribía Lorca a Dalí después supongo de aquella Semana Santa del 25, y nosotros nos comportamos como si no estuviésemos en guerra, como si no tuviéramos ideas que defender, como si esos benditos cineastas con los que nos maleducamos no nos hubiesen rajado las retinas, como si no conociéramos a Rafa Otero, como si el número tres no hubiera sido nunca un número o como si cada vez que nos enamorábamos no creyésemos que era para siempre. Tratamos de actuar como si nada de eso hubiera sucedido pero no os confiéis, porque nuestra única preocupación sigue siendo la de cómo meter en el cine más que la vida, en la vida más que el cine.


2 comentarios:

N dijo...

Joder.
Si escribieras todos los días, yo dejaría de hacerlo, nos dejas a todas mudas.
Ayer estuvo Beñat por aquí, pensé en lo mucho que me gustaría verte entrar por la librería.

Señorita dijo...

no voy a ser modesta y diré que yo nunca me olvido. que sigo en ello, vamos.